Al aprobar la Ley de Seguridad Interior, el mensaje que se transmite es de rendición

Perpetúa la situación irregular de las Fuerzas Armadas realizando tareas de seguridad pública que además no ha dado resultados resultados
Perpetúa la situación irregular de las Fuerzas Armadas realizando tareas de seguridad pública que además no ha dado resultados

En el marco de la discusión del dictamen a la minuta de la Ley de Seguridad Interior, aprobada por 76 votos a favor, 44 en contra y 3 abstenciones, subí a tribuna para argumentar mi voto en contra.

Esta legislación perpetua la situación irregular de las Fuerzas Armadas realizando tareas de seguridad pública que, además, no ha dado resultados.

En lugar de haberse reducido la violencia y la inseguridad, hoy están peor que nunca y ya se dijo: de 10 estados con presencia militar con los que empezamos, hoy tenemos 28, prácticamente todo el país.

No se trata de eludir la realidad: es un hecho que, ante la incapacidad del Estado mexicano de generar policías profesionales y confiables, hoy día no hay quien supla a las fuerzas armadas en las tareas de seguridad pública que realizan.

El problema es la forma en la que se pretende dar respuesta a esa realidad: ante el fracaso, por un lado, se desecha en la Cámara de Diputados la minuta sobre mando mixto, la minuta que definía el modelo policial y establecía mecanismos para avanzar hacia la profesionalización de las policías, y por el otro, aprobamos una ley que incentiva la permanencia de las fuerzas armadas en tareas que no le corresponden.

El mensaje no es otro sino el de la rendición. Video

Share