¿Qué es y para qué sirve la política exterior?

La política exterior es quizá una de las actividades más antiguas de los hombres y, aunque diversos expertos la vinculan a la formación del Estado Moderno, resulta innegable el lazo que mantiene con las alianzas y guerras de conquista entre atenienses y espartanos o la expansión del Imperio Romano.

En la actualidad, la política exterior se asume como un instrumento de cooperación y entendimiento entre los países de la comunidad internacional para manifestar, defender y armonizar sus intereses con los del resto de los Estados. En este sentido, la política exterior es un mecanismo que da voz al posicionamiento de nuestro país, respecto de las acciones que otros llevan a cabo y pueden influir en México.

Por otro lado, a partir de la política exterior, el concierto de las naciones ha formado un marco jurídico que norma diversas actividades de los Estados y sus gobernados, cuando éstas inciden en territorios distintos a los suyos; así como los derechos y actitudes que como comunidad se comprometen a defender.

La relevancia de estas actividades radica en su desarrollo como herramientas que, por un lado, ayudan a resolver controversias entre Estados de forma equitativa y pacífica; y, por el otro, fomentan la suma de esfuerzos y capacidades para hacer frente a problemas que trascienden las fronteras de las naciones.

Sea a partir del combate al crimen organizado internacional o la trata de personas, el desarrollo humano sustentable o la cooperación económica, la política exterior es una de las actividades que definen la identidad de un Estado y le permite contribuir al cumplimiento de sus funciones esenciales: proteger los derechos humanos de sus ciudadanos, darles seguridad jurídica y promover su desarrollo integral.

De acuerdo al Artículo 89 de nuestra Constitución, una de las facultades y obligaciones del Presidente de la República es la de dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales. Sin embargo,  dado que México es una República, representativa, democrática y federal, el mismo ordenamiento señala en su Artículo 76 que una de las facultades exclusivas del Senado es la de analizar la política exterior desarrollada por el Ejecutivo Federal, así como la aprobación, modificación, suspensión o terminación de los tratados internacionales y convenciones diplomáticas suscritas por el presidente.

La complejidad de las relaciones multilaterales exige que se formen grupos de trabajo de acuerdo a las regiones de influencia internacional, por ello, el Senado de la República cuenta con comisiones en materia de política exterior, a fin de generar mayor expertis en el tema.

El 9 de octubre de 2012 se instaló la Comisión de Relaciones Exteriores Organismos Internacionales de la LXII Legislatura. Como su Presidenta, mi compromiso es promover la activa participación del Estado Mexicano en foros internacionales para que, a través del diálogo, la profesionalización y el compromiso de nuestra política exterior, recuperemos el liderazgo de nuestro país en la comunidad internacional.